Tu piel, tu prioridad

En la actualidad lo que más aterra a cualquier mujer es que la piel se les manche, se les maltrate o que simplemente deje de verse tan resplandeciente como siempre. Por lo general este tipo de situaciones pueden ser atendidas con la ayuda de expertos como cosmetólogos, pero también las mujeres por sus propios medios deciden acudir a atenciones médicas naturales o de intervención plástica.

Una de las alternativas que está haciendo hincapié en este siglo 21 ha sido sin duda alguna la intervención quirúrgica, donde por cualquier detalle del cuidado o aspecto de la piel, con muchos casos registrados donde los implantes de piel artificial para desprenderse de lo que no les agracia de su cuerpo.

Entre los elementos que hay que considerar para cuidar la piel, el primero sin duda es conocer tu tipo de piel:  es una pregunta que pasa por la mente solo cuando entramos al mundo de los cosméticos, la mayoría de las personas desconocen que pueden existir tipo de piel que vayan más allá del color.

La piel mixta es una de las primeras en esta clasificación, que se ve integrada por la piel grasosa junto con la piel normal-seca que se ubica desde la frente hacia la nariz hasta la barbilla formando lo conocidos por los cosmetólogos como la zona T; mientras que las ares de las mejillas solo permanecerá con un aspecto normal seco.

Es importante saber identificar que estas zonas desarrollan por la grasa un brillo particular que se presta para el desarrollo de impurezas como puntos negros, espinillas e incluso las conocidas como “bolitas de grasa”.

Como segundo tipo la piel seca, que muchos a simple vista saben qué es, pero no el porqué, este tipo de piel posee muy poca hidratación y adquiere un aspecto áspero hacia la vista, donde los niveles de la grasa que es necesaria son bajos también; ocasionando así que esta se irrite con facilidad con el contacto hacia cualquier factor externo, que muchos suelen tratar con cremas hidrantes buscando la mayor naturalidad de la piel.

El tercer tipo de piel la piel normal, como uno de los más deseados y que cuesta más mantener, por su aspecto rosa y suave, se ubica entre las pieles conocidas como “piel de bebe” donde la elasticidad de esta no permite que los poros se evidencien de forma pronunciada, por lo contrario, estos son bastante pequeños. Mantenerla no es difícil pero la hidratación y aseo personal son los que garantizaran que permanezca así.

Aunque la piel grasa y la piel madura también son importantes, sus cuidados siempre serán dependientes de haberles dado en su momento un tratamiento especial a su piel, además que estos dos tipos de piel se ven coaccionados por el factor edad y por el factor alimentación.

Es importante recordar que muchas personas no solo mujeres llegan a padecer de este tipo de piel, sino hombres e incluso niños que siempre lo que tendrán en consideración es que los cuidados y las exfoliaciones serán las que de forma oportuna lograrán combatir los agentes que desmejoren la piel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *